¿Por qué Morena no terminará con la corrupción?

Morena Corrupción

¿Por qué Morena no terminará con la corrupción?

No creo que Morena termine con la corrupción en México: No solo es que entiendan de una manera limitada al fenómeno de la corrupción, sino que son presa de los mismos vicios que, en última instancia, son fundamentales para que el problema persista de manera sistémica.

En algún lugar, cuyo nombre no mencionaré para no herir susceptibilidades, Morena presentó una planilla para conformar un gobierno municipal.

Algo normal, considerando que es periodo de elecciones, excepto por un detalle: quienes hoy se registraron como candidatos a regidores habían acusado a quien se registró como candidato a presidente municipal de ser un corrupto.

En redes sociales, declaraciones ante medios de comunicación o en discusiones públicas y privadas, esos candidatos a regidores denunciaron que el candidato morenista a edil traicionó a la cuarta transformación, pues en realidad servía al priismo local y saboteaba las iniciativas claves del partido en el congreso por mochadas de la maldita oposición.

Hoy, van juntos en planilla, listos para pedir el voto y darle más poder a quien consideran un corrupto.

Aunque esta anécdota podría quedar como otra muestra de la inagotable incongruencia que plaga a nuestra clase política, creo que es síntoma de como sus esfuerzos para combatir la corrupción serán insuficientes, pues están atrapados en la resbaladilla de la corrupción.

La visión dominante sobre la corrupción nos hace creer que es un fenómeno individual y racional, en el que ciertas malas personas abusan de su posición para beneficiarse.

La realidad es un poco más complicada: la corrupción es un modo de relacionarse dentro de las organizaciones y la sociedad, la cual se sostiene en una racionalización que depende de trampas mentales.

Así, la corrupción es como una resbaladilla: las personas socializadas en las trampas mentales de la corrupción de poco en poco van cayendo en la práctica, hasta que se vuelve parte de su actuar normal.

¿Qué tiene que ver qué la corrupción sea un fenómeno complejo dependiente de sesgos cognitivos conque algunos candidatos de Morena hagan campaña en abierta contradicción?

En que la campaña se sostiene con una de las trampas mentales que facilitan la corrupción: asumir que es más importante el fin que los medios empleados.

Una de las maneras en que la corrupción se racionaliza entre las personas, la sociedad y las organizaciones es asumir que algunos actos corruptos deben tolerarse si así se alcanza un bien mayor.

En este caso, esos candidatos han dejado en claro que están dispuestos a tolerar un poquitín de corrupción con tal de avanzar la transformación: Si terminar la corrupción mala implica ignorar que los vicios de origen están ahí, que así sea. Total, lo que está en juego es demasiado importante como para preocuparnos por esos sesgos cognitivos, ¿no?

Por eso no creo que Morena vaya a terminar con la corrupción en México, al menos no mientras mantengan la misma visión sobre el problema y el mismo pragmatismo para conquistar espacios a cualquier costo.

Tal vez, la anécdota puede parecer una generalización excesiva, pero creo que es algo extendido: basta ver la lista de plurinominales de la quinta circunscripción para encontrar que Morena le otorgó una candidatura a quien acusaron de malversar el dinero del partido recién el año pasado.

O ver las candidaturas de Chiapas, para encontrar que un cacique latifundista acusado de corrupción fue nominado para llevar la esperanza a su municipio.

Las bases de la corrupción siguen ahí: como a nadie le importa inhibir los complejos mecanismos que normalizan y fomentan la corrupción, solo es cuestión de tiempo para que esta aflore sin control.

Y cuando llegue ese momento, dudo mucho que vayan a querer hacerle frente. No vaya a ser que les den armas a los partidarios del viejo régimen.

Jorge Kahel Ruizvisfocri Virgen


La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma los artículos y columnas de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Política Básica.

Recientes

¿Y funcionará el Tren Maya?

¿Y funcionará el Tren Maya?

¿Sabes quienes son tus influencers?

¿Sabes quienes son tus influencers?

Los millenialls y el sueño utópico de conseguir una vivienda.

Los millenialls y el sueño utópico de conseguir una vivienda.

¿La discriminación digital existe?

¿La discriminación digital existe?


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados


Anunciate con nosotros

Una comunidad en espera de conocerte.
Con más de 95 mil visitas y un alcance de
2 millones de personas mensuales en nuestras plataformas.

Anúnciate con nosotros


contacto@politicabasica.com

Canal de Whatsapp

Aviso de privacidad

Oportunidades laborales


error: Content is protected !!
Advertisment ad adsense adlogger