Alianzas Electorales y Contrapesos para el 2021

Juanalberto Meza Villegasfebrero 2, 20214160
Va por México Oposición

Alianzas Electorales y Contrapesos para el 2021

Por JuanAlberto Meza Villegas


“Quien no esté conmigo está contra mí” (Mateo 12:30). ¿Te suena familiar?

Una frase que se remonta a la Biblia pero que históricamente puede representar diferentes escenarios de contiendas políticas. La hemos escuchado mucho recientemente y posiblemente la escuchemos aún más en los próximos meses.

Puede considerarse que Montesquieu en El espíritu de las leyes fue el primero (o uno de los primeros) que identificó la necesidad de que los poderes del gobierno estuvieran separados y tuvieran la capacidad de actuar como contrapesos.

Es decir, el poder legislativo actúa como contrapeso del poder ejecutivo y del judicial. El ejecutivo de los otros dos y así sucesivamente, siendo esto un requisito indispensable de una democracia.

Hoy en día sus ideas son muy apropiadas para pensar el contexto político mexicano de cara a las importantes elecciones intermedias del próximo año.

Se elegirán 500 nuevos representantes de la cámara de diputados (aunado a que los actuales podrán reelegirse)  donde se evalúan y se discuten las propuestas de la ciudadanía y del poder ejecutivo.  Adicionalmente, se elegirán nuevos gobernadores en estados como Chihuahua, Nuevo León, Baja California, Sinaloa, Querétaro, etc.

El objetivo parece claro para los partidos opositores a MORENA,  partido actualmente en el poder y con mayoría en ambas cámaras: recuperar la mayoría en el congreso.

Para esto, su estrategia es actuar de forma conjunta  como un contrapeso a las decisiones que se tomen desde el Ejecutivo, muchas de las cuales no coinciden con la forma en que consideran se debe gobernar el país.

Hasta aquí todo está bien, pues es parte del ejercicio democrático. El problema aparece al momento de considerar la alianza que se ha formado entre los ahora partidos secundarios: PRI, PAN y PRD, la alianza llamada “Va por México”.

¿Es la alianza PRI-PAN-PRD la oposición que necesita el país? ¿O le da la oportunidad perfecta a AMLO de asentar su posición como alternativa a la “mafia del poder”?

Es difícil decirlo, cada uno tendrá su mejor opinión al respecto y hay muchos elementos a considerar. Lamentablemente, no hay una verdadera cultura de la oposición en nuestro país, producto entre otras cosas de la herencia de una dictadura de casi 70 años en la que la oposición virtualmente no existía.

Ser oposición en México no es fácil y AMLO lo sabe, pues estuvo en esa posición por varios años. Si algo aprendió bien en ese tiempo fue a aprovechar el malestar de la gran mayoría de la gente y canalizarlo hacia partidos específicos.

Te recomendamos leer: «Están moralmente derrotados»

Ahora desde el gobierno, planea hacer lo mismo pues ya ha declarado que con dicha alianza “se termina con la simulación y la hipocresía”. Así, demuestra (al menos en apariencia) que no le molesta esa estrategia, sino que le parece útil para que la gente se dé cuenta de que el verdadero enemigo son los partidos tradicionales.

En este sentido, no es la primera vez que este tipo de alianzas se presenta. Basta remontarnos al Pacto por México en 2012. El entonces presidente Peña Nieto, convocó a una alianza legislativa para dar entrada a un amplio paquete de reformas (educativa, energética, de telecomunicaciones) que hasta la fecha siguen siendo cuestionadas o ya han sido derogadas.

La oposición es necesaria y saludable para cualquier democracia. Supone que diferentes intereses y pensamientos se ponen en discusión y buscan llegar a un consenso.

Ser oposición no implica (necesariamente) que se odie al presidente, como el mismo lo ha señalado. Ser oposición significa aportar otros enfoques y miradas a problemas de carácter público que no han sido resueltos o no de la mejor forma por quienes detentan el poder.

El problema es que en México la oposición no tiene un proyecto claro, pareciera que solo quiere recuperar lo que perdió y asegurarse de no volver a perderlo.

Más que un proyecto político definido, la meta es obstaculizar todo lo que AMLO proponga. Más allá de que estemos o no de acuerdo con sus diferentes propuestas, el problema es que no hay una visión a largo plazo que nos permita a los ciudadanos identificarnos con su programa que parece no ir más allá del simple “anti-AMLO”.

Te recomendamos leer: La lucha electoral que disparó el caos.

Para bien o para mal, es difícil que el presidente pierda gran parte del apoyo que lo llevó a la presidencia, ya que entre aciertos y errores ha mantenido cierto nivel de aprobación que suele ser un buen indicador de la intención de voto.

Eso lo saben los otros partidos, por lo que la idea de establecer una alianza tiene sentido. Pero repetimos, si la estrategia es intentar convencer al electorado de que ellos son la mejor opción solo por no estar de acuerdo con AMLO difícilmente lograrán su objetivo. Y lo que es peor, solo contribuirán al ambiente de polarización que se ha generado desde 2018.

Más aun, al interior de la alianza hay quienes no están convencidos de su efectividad e incluso no se ha definido claramente si participarán conjuntamente por las gubernaturas estatales. De no hacerlo, el clamado mensaje de “unidad” quedaría muy en duda.

Sin duda, estamos frente a un escenario bastante delicado que servirá como termómetro para las presidenciales del 2024. Como ciudadanos, nos corresponde evaluar qué candidatos o candidatas representarán mejor nuestros intereses para lo cual es esencial conocer su trayectoria, su formación y su proyecto político.

Debemos acostumbrarnos a ser exigentes a cambio de nuestro voto, de modo que ningún partido sienta que lo tiene asegurado solo por sus colores.

¿Te gusta Política Básica? Ayúdanos a seguir creciendo, tu donación es muy importante para nosotros.

Juanalberto Meza Villegas


La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma los artículos y columnas de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Política Básica.

Recientes

Abandono y corrupción en el Metro

Abandono y corrupción en el Metro

Tecnología y Narcotráfico: Asimetrías en la lucha.

Tecnología y Narcotráfico: Asimetrías en la lucha.

¿Sembrado vida, el programa que deforesta?

¿Sembrado vida, el programa que deforesta?

Súperliga europea: Todo sea por el negocio


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados


Anunciate con nosotros

Una comunidad en espera de conocerte.
Con más de 95 mil visitas y un alcance de
2 millones de personas mensuales en nuestras plataformas.

Anúnciate con nosotros


contacto@politicabasica.com

Canal de Whatsapp

Aviso de privacidad

Oportunidades laborales


error: Content is protected !!
Advertisment ad adsense adlogger