Censura e indemnización para los agresores: el futuro de la justicia

Wendy Bolañosseptiembre 8, 20203751
censorship-610101_1280

Nos quieren censurar los medios digitales, y todo porque se quiere buscar ayudar a las víctimas de ciber-acoso, ¿ahora dónde nos podremos expresar?

Y es que este es un futuro probable, ya que muchas de nuestras leyes tienen muchas lagunas que no han sido reformadas y eso nos lleva a solo dos caminos: o se utilizan para poder conseguir sanciones o para dejarnos en injusticias.

Es por eso, que cuando el pasado 14 de Agosto se buscó presentar una reforma con la Ley Olimpia en el estado de Sonora (promovida por la gobernadora) ante el Congreso, causó una serie de manifestaciones, ya que la iniciativa presentada, no es la Ley Olimpia, es una versión de la misma, pero que deja muchas ambigüedades de interpretación. 

Con esto se buscaría reformar los códigos penal y civil de Sonora, así como la Ley General de Responsabilidades Administrativas y la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. 

La reforma propuesta al Artículo 29 BIS del Código Penal del Estado de Sonora contiene puntos que permitirían la censura y la eliminación de contenidos publicados en Internet de manera indiscriminada, incluyendo sanción para quienes publiquen datos personales (lo cual ya se regula por otras leyes).

Mencionando como otro ejemplo; tampoco distingue entre “intimidad sexual” e “identidad personal”, en donde “intimidad sexual” se marca del tipo penal, sin especificar hasta dónde llega el gozo y expresión de la sexualidad e incluso marcando el “sexting” como delito.

Además, esta iniciativa podría sancionar hasta con 6 años de cárcel por compartir información “apócrifa” (como si hubiera verdugos de la verdad dentro del tribunal), y de nuevo, no establece los límites del concepto, otorgándole al Ministerio Público la facultad de interrumpir, bloquear, destruir o eliminar imágenes cuando la víctima considere que existe un daño moral. Censurar sin una orden judicial.

La falta de técnica legislativa de esta reforma daría paso a un largo camino de interpretaciones y aplicaciones, abriéndole la puerta a persecuciones políticas y a la ruptura de las libertades humanas.

El dictamen amenaza la libertad de expresión de periodistas, activistas y víctimas.

Nunca hay que olvidar que la justicia no está al alcance de todas y si la víctima busca hacer sus agresiones públicas, compartiendo su historia, su agresor podría utilizar está falta de límites y acusarla por compartir información de él o por daños a la moral; atacando movimientos de apoyo como MeToo. 

Revictimizar e indemnizar a los agresores, ¿es esa nuestra justicia?

Wendy Bolaños


La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma los artículos y columnas de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Política Básica.

Recientes

La muerte de Ruth Bader Ginsburg ¿Con efectos en México?

¡¿Un Hércules Negro?! El racismo y colonialismo interiorizado.

¡¿Un Hércules Negro?! El racismo y colonialismo interiorizado.

Siete años consecutivos menstruando

¿Jóvenes Construyendo el Futuro está financiando la operación política de Morena en Colima?

¿Jóvenes Construyendo el Futuro está financiando la operación política de Morena en Colima?

One comment

  • Hugo

    septiembre 8, 2020 at 9:03 pm

    Es importante defender la libertad de expresión de todos y más de las mujeres en situaciones como las que contempla la Ley Olimpia. Muy buen artículo.

    Reply

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados

Advertisment ad adsense adlogger