Contemos historias

Tío Política Básicaagosto 28, 2020290
libros

Hay cosas que nadie sabe; ¿cuánto mide el universo?, ¿hay algo después de la muerte?, ¿cómo se llaman los padres de Charlie Brown?. Algunas preguntas podrían tener respuesta alguna vez, otras tal vez nunca se resuelvan, pero hay preguntas que no necesitan respuesta.

Algo que nos caracteriza a ciertas especies es algo que se dice que ha llegado a llevar a algún felino a un fatal destino: curiosidad. Bien puede ser un mecanismo que nos impulsa a explorar y aprender sobre nuestro entorno, pero hay una curiosidad muy humana. Es una curiosidad que se manifiesta como un interés por saber “¿qué ocurre después?”.

Nadie sabe por qué a las personas nos gusta escuchar historias, pero es un hecho que una historia bien contada nos causa una gran satisfacción a nivel intelectual y emocional. Bien puede ser una anécdota graciosa que nos haga doler la barriga de tanto reír, o una película de heroísmo y victoria que nos haga sentir euforia en un épico desenlace.

“No hay historia que no valga la pena escuchar”

Contrario a lo que uno puede pensar, la clave para que una historia sea cautivadora no está en sus personajes, en su trama o su argumento, sino en su narrativa.

Un grupo de amigos se encuentra reunido cerca de un parque. De pronto una chica de blusa amarilla dice en voz alta: ¿Han escuchado el chiste de los dos cangrejos y la leche de coco?, – No, !cuéntalo! -, responden algunos, – Yo sí lo he escuchado, es buenísimo – dice el chico de camisa verde que está junto de ella mientras suelta una carcajada.

¿Y qué pasó después?, Ya hablaremos al respecto.

La narrativa es la manera en la que se cuenta una historia, por lo tanto no es tan importante lo que se cuenta, sino cómo se cuenta. Por ejemplo, cuando contamos a alguien que perdimos el autobús en la mañana puede no resultar muy interesante, pero si además contamos que perdimos el autobús porque explotó la fábrica de pelucas que está cerca de la estación, la historia se comienza a tornarse atractiva.

La narrativa no se encarga de contar simples eventos, sino de llevar nuestra mente a través de estos de manera que no perdamos el interés en la historia que se nos está contando, y a pesar de que muchas veces puede parecer predecible el resultado, una buena narrativa nos mantiene expectantes hasta el momento de la conclusión, basta con prestar atención a los detalles. Antón Chéjov (escritor ruso), decía que: “Si al comienzo de un relato se ha dicho que hay un clavo en la pared, ese clavo debe servir al final para que se cuelgue el protagonista”.

Lo que sucedió con la chica de la blusa amarilla fue que al final a nadie le dio risa su chiste, – Él lo cuenta mejor -, dijo ella mientras señalaba al chico de camisa verde.

Narrar una historia no implica unicamente contar sucesos en secuencia, sino ir dejando pistas para el espectador, dar un ritmo a la historia. Recordemos que para identificar una buena historia hay tres principios a resaltar.

Inicio integrante: Quiere decir que se debe contextualizar al espectador, no dejar demasiado al aire, sino  tratar de explicar lo necesario para que pueda entender el problema.

Desarrollo creciente: Todo debe moverse; las situaciones, los personajes, etc., de manera que cuando se llegue al clímax y al desenlace haya una situación que resolver. Si no hay crecimiento y movimiento, el argumento es débil.

Final sorpresivo o emotivo: ¿Es necesario decir más al respecto?

La narrativa es un tema complejo ya que se apoya en elementos que construyen simbolismos y estos a su vez cuentan parte de la historia dependiendo del medio en el que se expresan, por ejemplo, las historias suelen usar solo palabras, por lo tanto el uso de estas es muy rebuscado. En la música el ritmo y las melodías pueden ir de suave a fuerte, indicando un viaje ajetreado. En la pinturas, la composición que tienen lleva nuestro ojo a recorrer de cierta manera toda la superficie de la obra, y esa guía que el autor nos da es la manera en la que nos está narrando lo que ocurre en su escena.

Texto por Baltazar Arriola, a quien le encanta contar historias.

La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma los artículos y columnas de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Política Básica.

Recientes

No puedes pasear en el parque…pero sí consumir en el centro comercial.

No puedes pasear en el parque…pero sí consumir en el centro comercial.

¡No queremos vivir entre basura!

¡No queremos vivir entre basura!

¿Por qué el presidente menosprecia el movimiento feminista?

¿Por qué el presidente menosprecia el movimiento feminista?

El INE y la pandemia

El INE y la pandemia

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados


Anunciate con nosotros

Una comunidad en espera de conocerte.
Con más de 95 mil visitas y un alcance de
2 millones de personas mensuales en nuestras plataformas.

Anúnciate con nosotros


contacto@politicabasica.com

Canal de Whatsapp

Aviso de privacidad

Oportunidades laborales


error: Content is protected !!
Advertisment ad adsense adlogger