Joker. El retrato de una sociedad enferma

Tío Política Básicaagosto 27, 2020350
FotoEspecial Política Básica-45

La película empieza con la descripción de lo que serán las dos próximas dos horas: una ciudad llena de basura, en la que la situación cada vez empeora más.

Arthur Fleck (Joker), interpretado por Joaquin Phoenix, es una cruda representación de la vida cotidiana de millones personas en el mundo: burlas en la calle, agresiones en el camión, acoso en el metro, inestabilidad laboral, delincuencia, dificultades económicas, problemas de salud y un abandono del sistema de seguridad social del gobierno.

La historia al desprenderse de un personaje de cómics es narrada dentro de la ficticia ciudad Gótica…pero se siente real. Y eso es lo que hace diferente a esta película y la envuelve en polémica.

Semanas antes de su estreno, Joker fue criticada por su violencia y la posibilidad de ser una inspiración para que las personas cometieran actos criminales y potencialmente trágicos.

Si bien hay violencia, no es mayor a la que se presenta en muchas otras películas de Hollywood. Pero la violencia presentada en el Joker crea un impacto mucho mayor, pues de nueva cuenta, se siente real. ¿Por qué? Porque uno puede empatizar con el personaje principal y sus problemas diarios, tal, que cuando la violencia aparece…duele.

Tras cerrar la clínica pública a la que atendía para poder atender su enfermedad mental, la trabajadora social fulmina a Fleck con una frase acerca del gobierno y la clase política: “No les importas tú, no les importamos nosotros”. Sin ser el motivo de la película, esa frase da contexto a toda la historia, el abandono, la opresión e incluso rencor que siente una sector de la población hacia otro sector mejor acomodado, el cual se refleja en que algunos dentro de la misma película consideraban al payaso que mató a tres jóvenes adinerados como un héroe, a tal grado de convertirlo en símbolo de la protesta social.

Son icónicas las escenas donde Arthur Fleck tiene que subir unas enormes escaleras para regresar a casa como símbolo del peso de su propia vida… la idea del suicidio, como una solución a todo, es abordada ligeramente en varias escenas.

No es tampoco coincidencia que muchos personajes secundarios sean afroamericanos, desde la señora viajando con Fleck en un camión en una de las primeras escenas, pasando por la trabajadora social, hasta llegar a la única «pareja» sentimental de él en la película. Si bien los problemas sociales no conocen de color de piel, el director parece se encargó de hacer énfasis en que los afroamericanos son quienes históricamente más han sufrido de esto en Estados Unidos. Cada detalle importó en la película para poder sentir que más que una adaptación de un personaje de cómic, esto era un retrato de la sociedad actual.

El FBI y ejército en Estados Unidos emitieron una alerta advirtiendo las posibles agresiones que se podrían presentar dentro de los cines norteamericanos en la presentación de esta película. Recordemos que hace siete años, en Aurora Colorado, durante el estreno de “The Dark Knight Rises”, 12 personas fueron asesinadas y 58 más sufrieron heridas de bala. La preocupación de la autoridad es que en esta película no solo se repitiera la pesadilla de 2012, sino que ocurrieran cosas peores debido a los últimos minutos de esta entrega.

En el tramo final de la película Fleck se convierte en el Joker, mejor dicho, la sociedad convierte a un enfermo mental en un psicópata homicida. El millonario Thomas Wayne tiene un rol importante en ser la gota que derramó el vaso en el estado mental del personaje principal. Uno de los giros en la trama es la revelación de la posible relación sanguínea entre Fleck y Bruce Wayne (futuro Batman), sin embargo, esto es totalmente irrelevante para el director lo cual se nota al jamás aclarar esto. El punto de esta parte de la historia es otro, el retratar como la clase social con más poder económico puede hacer y deshacer a su gusto casi cualquier cosa… incluso, de quererlo, esconder a un ser humano y jamás reconocerlo…

Tras haber matado a varias personas y colocarse su maquillaje icónico de payaso, el Joker expresa libertad a través del baile. Ahora no sube las escaleras, sino las baja con felicidad; Fleck aceptó que su vida no es una tragedia, sino una comedia. En palabras de él, no tiene nada más que perder.

¿Qué esperaban que sucediera cuando dejan a un enfermo mental totalmente solo en una sociedad -aún más- enferma? Es una de las reflexiones finales del Joker antes de matar al presentador de televisión Murray Franklin, quien lo había invitado a su programa con la intención de burlarse de él.

Tras matar a Murray y exponer sus sentimientos en televisión (frente a toda la ciudad), el caos no se hace esperar. Cientos identificados con el Joker, por esa misma opresión que sienten en sus vidas salen a la calle a destrozar todo a su paso. Para ellos, el Joker es un héroe, un profeta quizá, y el director no dudó en retratarlo como tal: cientos de personas con las manos arriba mientras el se levantaba en una ciudad en llamas.

Al final de la película uno no puede más que hablar de ella por horas; sobre lo que llevó a Artur a convertirse en el Joker y más importante aún, sobre lo que la sociedad hizo para que el Joker existiera. Uno puede identificarse con Arthur Fleck, pero seguramente también con algún personaje que hizo su vida miserable en la película.

“Uno de los temas que queríamos explorar con la película es la empatía y, lo que es más importante, la falta de empatía que está presente en gran parte del mundo de Arthur”, comentó el director recientemente en una entrevista.

La película trata sobre eso, la empatía y la falta de esta…en una sociedad enferma. 

La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma los artículos y columnas de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Política Básica.

Recientes

La muerte de Ruth Bader Ginsburg ¿Con efectos en México?

¡¿Un Hércules Negro?! El racismo y colonialismo interiorizado.

¡¿Un Hércules Negro?! El racismo y colonialismo interiorizado.

Siete años consecutivos menstruando

¿Jóvenes Construyendo el Futuro está financiando la operación política de Morena en Colima?

¿Jóvenes Construyendo el Futuro está financiando la operación política de Morena en Colima?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados

Advertisment ad adsense adlogger