¿Seguridad sin guerra?

SuperUsuario SUagosto 14, 2020260
img_01

El pasado 17 de julio se dio a conocer en redes sociales un vídeo que mostraba el “poderío” del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). En los dos minutos del extracto, se observan alrededor de una cincuentena de delincuentes que no solamente estaban armados hasta los dientes, sino que también, contaban con pesados vehículos blindados y uniformes con una cromática militar, tal como si de una guerra se tratara.

Dicho acontecimiento, que demuestra la incapacidad del Estado mexicano para acabar con los cárteles de la droga, también manifiesta una clara demostración de fuerza ante la impunidad reinante. Así, entidades como Guanajuato y Sinaloa, se han convertido en cementerios, donde estas células criminales no solamente le han declarado la guerra al Estado, sino que también lo han coaccionado (con éxito) para la liberación de sus líderes, tal como lo ocurrido en octubre de 2019 con Ovidio Guzmán.

Los sucesos, que parecen una remembranza de la Colombia de los años 1980, se comenzaron a replicar en México desde hace poco más una década, pero nunca de manera tan focalizada y violenta, pues no se había atentado contra un funcionario (de seguridad) de tan alto nivel de la administración pública mexicana hasta el siniestro de Omar García Harfuch, jefe de la Policía de la Ciudad de México o la ejecución del juez federal de Colima, Uriel Villegas Ortiz.

La problemática, endémica de Latinoamérica, muestra que el 37% de los homicidios ocurridos a nivel mundial, se materializan en esta región que apenas concentra el 8% de la población. La transición de las instituciones de justicia latinoamericanas de Estados autoritarios a unos cada vez más democráticos, fue no solo fallida ante la incapacidad de generar policías civiles, confiables y con habilidades de investigación, sino también, estas débiles instituciones subordinadas al poder político fueron cooptadas por la criminalidad ante el nulo interés de mejorar sus condiciones. Así, décadas de una diferente pero constante militarización de las funciones de seguridad se ha venido observando desde México a Argentina, pasando por Brasil y Colombia; los cuatro países más influyentes de la región.

Este artículo no pretende generar simpatías, sino concretamente, narrar desde una perspectiva más cercana, la frágil situación en materia de seguridad de México, explicando la importancia de la participación de las Fuerzas Armadas en el combate contra el crimen organizado. Es entendible el aluvión de opiniones que seguramente vendrán en contra, pero nunca está de más percibir una visión de la realidad que pueda contravenir con el pensamiento original del lector.

Como ha sido descrito anteriormente, la violencia en México no da tregua y ha escalado a niveles históricos. La necesidad de actuar contra el narcotráfico, decisión tomada en el sexenio del expresidente Felipe Calderón, era inexorable; el desvanecimiento del statu quo en 2006 y 2007 mostró el nivel de infiltración de los grupos delincuenciales en las policías de todo el país, incapaces de combatir al crimen. La estrategia del combate frontal contra la delincuencia, si bien había causado el mayor numero de homicidios hasta ese entonces, mostró una notable reducción de ellos a finales de dicho sexenio y continuó a la baja hasta los dos primeros años del siguiente gobierno, cuando se relajaron las políticas emprendidas, se politizó la seguridad al traspasar las funciones de la Secretaría de Seguridad Pública a la Secretaría de Gobernación y comenzó el abandono de la Policía Federal. 

Más tarde, tras la llegada de la administración lopezobradorista, que, aunque abrazada por importantes sectores de analistas de izquierda y de colectivos “anti-ejército” en labores de seguridad (como el famoso Seguridad sin Guerra), tomó decisiones similares a las de sus antecesores en el uso de las Fuerzas Armadas contra el crimen, incluso con la creación de la Guardia Nacional, les otorgó más funciones.

¿Por qué la presidencia de la República ha optado por mantener al ejército en las calles y más esta última administración, que se encontraba férreamente en contra? ¿Por qué más del 85% de la población mexicana apoya la participación de las Fuerzas Armadas? ¿Qué es algo que no estarían viendo los analistas? Me gustaría aclararlo con una experiencia cercana.

 

*Tendencia a la baja se observa desde mediados de 2011 y continúa hasta 2014

Fuente: INEGI

Algunos conocidos han desempeñado funciones relacionadas con la seguridad pública, siendo parte de instituciones como la hoy extinta Policía Federal u otras dependencias. Gracias a ello, es posible visualizar el entorno de otra manera, donde un recuerdo un poco amargo fue la invitación a un municipio del estado de Tamaulipas, uno de los más golpeados por la violencia y donde los dos últimos exgobernadores han sido acusados de nexos con el narcotráfico.

Apenas entrando en la pequeña localidad, se hacía notar un aire de angustia, de miedo; un pueblo con muy poca gente. Hablando con los locales, nos comentaron que hasta antes de la intervención de las fuerzas federales, ese municipio se encontraba en un aún mayor abandono, donde la gente migró a otros estados por el terror que ejercía el crimen organizado.

Predominaban las noticias sobre ejecuciones y enfrentamientos entre grupos rivales, donde incluso, cuerpos desmembrados fueron arrojados en las afueras de la presidencia, y para agravar el asunto ¡ni siquiera había policía municipal!, permaneciendo unos pocos elementos estatales en la localidad conocidos por estar coludidos con los cárteles de la zona.

Después de la llegada de las Fuerzas Armadas, la situación poco a poco fue menos precaria, transmitiéndose una pequeña pero mayor seguridad a la población civil, donde la presencia del Estado se tradujo cada vez en algo de más tranquilidad.

Este municipio no es un caso aislado, sino se replica a lo largo y ancho del país en distintas entidades, donde opera un Estado paralelo que aplica la ley del más fuerte y que se encarga de cobrar piso como modo de impuesto, secuestrar o asesinar a quienes estén en contra, todo en contubernio de las débiles autoridades.

Ejemplos de complicidad con el narcotráfico sobran, en los cuales bien pueden recordarse el caso de Ayotzinapa en Guerrero, donde se estimó que integrantes de la Policía Municipal fueron quienes entregaron a los 43 estudiantes a los criminales, o el caso de Aguililla en Michoacán, donde lamentablemente 13 elementos de la Policía Estatal fueron emboscados y asesinados por el CJNG al no proporcionarles auxilio.

Tal es la magnitud del problema, que hasta en una ocasión, los grupos delincuenciales han derribado una aeronave de la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA) con armas de alto poder que ni si quiera tienen las policías civiles, por lo que, si esto no convence de la necesidad de entablar un combate directo contra el crimen organizado, no sé qué lo hará.

La realidad es que una vez sentado en la silla presidencial, el Poder Ejecutivo, independientemente del partido del que provenga, lo ha entendido durante 3 sexenios diferentes al comprender que por arriba de la ideología, está la necesidad imperiosa de no dejar a la población a su suerte, que es lo que pretenden colectivos como el anterior mencionado: sacar al ejército de las calles, negar su apoyo tanto a los elementos que diario enfrentan al crimen como a la naciente Guardia Nacional (que permitiría la desmilitarización paulatina de la seguridad) y todo hasta que se consoliden las policías estatales y municipales débiles, corruptas y fragmentadas de hoy.

Sin duda es muy diferente opinar desde la comodidad de una oficina en Reforma a hacerlo en una localidad sin ley en Sinaloa o Chihuahua.

Para finalizar es necesario remarcar que la inseguridad no se terminará con la intervención del Ejército y Marina y eso ha quedado claro en 14 años; sin embargo, esto no significa que se deba dejar a la población abandonada, pues en la práctica, la única carta con la que cuenta el Estado mexicano son las Fuerzas Armadas.

Así, quedan temas sobre la mesa: las herramientas jurídicas necesarias que permitan a los marinos y soldados desempeñar estas funciones y para una futura y verdadera transición de lo militar a lo civil, más y mejores policías, que, con tecnología, leyes y la voluntad política, puedan cambiar nuestro panorama.

Como ciudadanos exijamos con más rigor a nuestros representantes lo que nos debería pertenecer desde siempre: sentirnos seguros en nuestra casa y calles, evitando que aquellos cuyo su temperamento es ley sigan corrompiendo las instituciones que nosotros como ciudadanos, hemos elegido y forjado. Solo no olvidemos que Colombia acabó con el Cartel de Medellín con balazos, no abrazos.

Texto por Aldo Gómez

 

Bibliografía utilizada:

Castillo, G y Olivares, E. (14/09/2019). Liberan a 24 policías involucrados en desaparición de los 43. La Jornada. Tomado el 19 de julio de 2020 de:

https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2019/09/14/liberan-a-policias-involucrados-en-desaparicion-de-los-43-4558.html

González, O. (25/01/2020). Marina y Ejército: instituciones en las que más confía la población. Cuestione. Tomado el 18 de julio de 2020 de:

https://cuestione.com/detalle/a-fondo/marina-y-ejercito-instituciones-en-las-que-mas-confia-la-poblacion

Lissardy, G. (12/07/2019). Por qué América Latina es la región más violenta del mundo. BBC Mundo. Tomado el 14 de julio de 2020 de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48960255

Martínez, D. (10/02/2019). Así es la Guardia Nacional que propone Seguridad Sin Guerra. Expansión política. Tomado el 21 de julio de 2020 de:

https://politica.expansion.mx/congreso/2019/02/10/asi-es-la-guardia-nacional-que-propone-el-colectivo-seguridad-sin-guerra

S.N (17/05/2020). 78% de los mexicanos avalaron el uso del Ejército en las calles. Infobae. Tomado el 19 de julio de 2020 de:

https://www.infobae.com/america/mexico/2020/05/17/78-de-los-mexicanos-avalaron-el-uso-del-ejercito-en-las-calles-encuesta/

S.N. (24/07/2020). Vídeos armados demuestran la impunidad en territorio mexicano. Infobae. Tomado el 24 de julio de 2020 de:

https://www.infobae.com/america/mexico/2020/07/24/videos-armados-demuestran-la-impunidad-que-goza-el-cjng-en-territorio-mexicano-dea/

S.N. (20/07/2020). Las armas, vehículos y todo lo que sabemos del vídeo del CJNG. El Universal. Tomado el 21 de julio de 2020 de:

https://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/el-video-del-cjnglas-armas-los-vehiculos-y-todo-lo-que-sabemos

SuperUsuario SU


La información, opinión y análisis contenidos en esta publicación son responsabilidad de los autores, salvo error de apreciación de su parte.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma los artículos y columnas de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Política Básica.

Recientes

La muerte de Ruth Bader Ginsburg ¿Con efectos en México?

¡¿Un Hércules Negro?! El racismo y colonialismo interiorizado.

¡¿Un Hércules Negro?! El racismo y colonialismo interiorizado.

Siete años consecutivos menstruando

¿Jóvenes Construyendo el Futuro está financiando la operación política de Morena en Colima?

¿Jóvenes Construyendo el Futuro está financiando la operación política de Morena en Colima?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados

Advertisment ad adsense adlogger