Categories
Política Económica

Maquillaje y su significado político en las crisis

El maquillaje ha tenido un papel principal e invisible en los últimos 100 años.

Ya sea en la depresión de 1929 o en la segunda guerra mundial, la historia nos ha enseñado que la política y el mundo de la belleza están ligados de muchas maneras, en especial en época de crisis.

“El maquillaje es para las prostitutas o las actrices”

Esta era una de las ideas más aferradas de la sociedad occidental a finales de 1800’s y  principios de los 1900’s; la moda de la época demandaba palidez extrema en la piel como símbolo de aristocracia, pureza y privilegio.

Por lo anterior, no es de sorprenderse que las primeras mujeres que lucharan por el voto femenino usaran como uniforme “lipstick” rojo en sus labios cada vez que salían a exigir ser reconocidas como ciudadanas; esta acción transgredía el sistema de valores que se esperaba de cualquier mujer y exhibía un acto de rebeldía que iba acompañado de pintas -de paredes- ( acto vigente y que sigue escandalizando a la sociedad conservadora).

Mujeres haciendo quemas y pintas como protesta por la obtención del voto.

Sin embargo, el modo de ver el maquillaje cambiaría al igual que la situación política en el mundo, de ser un acto subversivo de un grupo específico de mujeres, pasó a ser una “necesidad y obligación” patriótica, o al menos así lo dictó la publicidad.

Junto con el estallido de la segunda guerra mundial se vino un auge de propaganda enfocada en la mujer:”Beauty is your duty” (La belleza es tu deber), que tuvo como objeto imponerle a la mujer la idea de que su arreglo personal era su contribución con la guerra, pues de esta manera levantaba el ánimo de las tropas dándoles una razón para regresar sanos y salvos.

Esta campaña -que en esta época es considerada sexista- fue impulsada y normalizada por políticos y sociedad en general.

En los años 40s la belleza de las mujeres y el uso de maquillaje fueron usados como una herramienta política y patriótica, no obstante, con el fin de la guerra y el pasar de los años hasta alcanzar una relativa “paz mundial”, la publicidad del maquillaje evolucionó y se centró en las amas de casa.

Era momento de reactivar la economía, el deber patriótico de la mujer cambió de animar a las tropas a animar a su marido al llegar del trabajo. El maquillaje de una mujer era parte de los adornos del hogar y ahí se centró la publicidad.

Publicidad Avon (1959)

En su libro, The Beauty Myth (1990), Naomi Wolf detalla cómo la figura de la feliz ama de casa fue quedando atrás para ser sustituida por la joven, delgada y exitosa mujer como representación de la plenitud femenina, la cual las mujeres quieren encarnar y los hombres quieren poseer.

Los modelos que se usaron para controlar a las mujeres tuvieron que evolucionar y venderse en una presentación diferente para seguir en vigencia, cada vez tratando de adaptarse al discurso político con el que se mueve el mundo, pero que desde mi opinión, siguen perpetuando la cosificación de la mujer convirtiéndola en un producto más de consumo para los hombres, pero ahora con una etiqueta feminista.

“La belleza duele” frase popular entre las mujeres que normaliza procesos dañinos a las que son sometidas con tal de lograr la apariencia “perfecta”.

El maquillaje y el Covid-19

¿Podría ser que al igual que en otras épocas de crisis, la actual situación mundial lleve a reinventar el uso del maquillaje o su significado?

A diferencia de las épocas del maquillaje en la segunda guerra mundial, el día de hoy nos enfrentamos a otra crisis en diferentes planos, en 2020 la llegada del Covid-19 ha implicado modificar como nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos.

Pareciera que algunas de las  mujeres que gozan del privilegio de permanecer en cuarentena se sienten liberadas de replicar ritos de belleza que hasta ahora tenían interiorizados como un “deber” hacia la sociedad y hacia ellas mismas, como lo es el maquillarse todos los días.

Puede que esta crisis de salud, económica y social incentive a algunas mujeres a desmitificar la belleza y hacer un contacto con las necesidades propias, así abandonar exigencias que han estado en el imaginario colectivo de la sociedad y en especial de las mujeres, dando paso a una nueva construcción de la belleza.

Posiblemente el maquillaje y la belleza de las mujeres sigan cambiando su discurso político con el paso del tiempo como lo han hecho hasta ahora. La historia nos ha enseñado que muchas veces lo que un día nos liberó hoy nos encadena.

Y para ti ¿Qué es el maquillaje?  Libertad u opresión de complacer…

Texto por Blanca Romero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s