Categories
Política y cine

María Félix, la mujer con corazón de hombre.

“Las mujeres como las escopetas, cargadas y en un rincón”

Esta fue la frase que apareció en un puente en Abril del 2015 en el estado de Sonora en pleno proceso electoral de aquel año, refiriéndose a la candidata a la gubernatura. 

El suceso ocurrido en aquel año nos ayuda a dimensionar el tamaño de la violencia hacia la mujer en el estado Sonora, en el cual incluso los candidatos políticos utilizan frases misóginas para “enseñar “a las mujeres su lugar.

Pancarta con mensaje misógino durante contienda electoral en Hermosillo, Sonora (2015)

Sonora se encuentra dentro de los 10 estados más peligrosos para ser mujer en México de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. En los primeros dos meses de este año van 4 feminicidios reconocidos por la autoridad y decenas más no calificados como tal.

En este mismo estado, en un día como hoy, pero de hace 106 años nació María Félix. Desde pequeña María, al igual que muchas mexicanas se enfrentaría al machismo en su propia casa. Primero por su padre, luego con su hermano y posteriormente con sus parejas sentimentales.

¿Por qué -aparte de ser su natalicio- es importante hablar el día de hoy de María Félix? Continuemos…

María de los Ángeles Félix Güereña nació en plena Revolución Mexicana. En la primera mitad del siglo XX y peor que ahora,  la inserción de las mujeres a la vida laboral era muy mal vista en dentro de la sociedad, sin embargo, con el crecimiento del cine mexicano en los años cuarenta, una María Félix que estaba por cumplir treinta años se abrió camino en una industria que requería cada vez más mujeres con características físicas muy particulares y que saltaran de un rol más tradicional a uno subversivo.

En 1943 María interpretaría el papel que le daría identidad a su carrera: “Doña Bárbara”, papel que rompía con el arquetipo de mujer “buena” y sumisa a las reglas de los hombres. Sin embargo, al romper con este estereotipo, María se convertiría en la imagen de otro más, el de la “mala mujer” mexicana.

El cine desde sus inicios ha servido para enmarcar a la sociedad que lo crea, y el cine mexicano en la época de oro servía para reafirmar valores morales en la familia mexicana; con historias llenas de drama y sacrificio el cine se convertía en una ventana de “lo bueno” y lo “malo” de la sociedad mexicana.

En este contexto a las mujeres protagonistas de dichas historias se les clasificaba en dos categorías: las soberbias, egoístas y malas por un lado; y las humildes, sacrificadas y buenas por el otro. En retrospectiva y de manera irónica, pareciere que el blanco y el negro que se veía en las pantallas tenían un significado muy cercano a la falta de matices de los personajes retratados en las pantallas.

María entendió que se movía en un mundo de hombres y si quería triunfar en él, tenía que ser uno de ellos. Esto lo represento de manera literal en el mismo personaje que le dio fama (Doña Bárbara) al ser la primera mujer que usara pantalones en la pantalla grande mexicana.

María Féliz interpretando a Doña Bárbara (1943)

“La Doña” se aferró a un personaje para poder vivir una vida que no les era permitido a las mujeres socialmente, la cual estuvo acompañada de libertad sexual, amor propio, egoísmo, inteligencia, independencia económica y escándalos.

En los años noventa María Félix se dedicó a alimentar su propio mito en entrevistas con distintos presentadores de la televisión mexicana, en las cuales hablaba de temas poco explorados en esos años, tocaba temas políticos, sociales y de género. En dichas entrevistas siempre abogaba por el empoderamiento de las mujeres y condenaba la violencia hacia su propio género.  

María Félix en entrevista (1996)

A pesar de contar con un estilo de vida muy diferente a cualquier mujer, María Félix no se salvó de violencia hacia la mujer. No se salvó de sufrir una tentativa de feminicidio por parte de Agustín Lara, no se salvó de ser atacada por la prensa con encabezados misóginos, no se salvó de la violencia física por parte de su padre y tampoco se salvó de ser abusada por su propio hermano, aunque ella jamás lo viera así.

En este país aún las mujeres con corazón de hombre no sobreviven al machismo.

Texto por Blanca Romero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s