Categories
Política Económica

La última oportunidad

*Por Ramón Leyva

En nuestro país se han combinado diversas circunstancias, creando el ambiente perfecto para afirmar que estamos ante lo que será un antes y un después en la gestión del Presidente Andrés Manuel.

La crisis derivada por la pandemia del Covid-19 vino a acentuar rubros de la administración pública que no marchaban al cien por cien. Crecimiento económico al 0%, productividad de PEMEX para llorar, baja recaudación, Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios en la reserva, sistema de salud ineficiente etc.

Todo esto pone a quien dirige los destinos de nuestro país en una posición muy complicada porque todo lo anterior no augura a mejorar en lo inmediato. Se prevé una fuerte crisis económica si no actúa a tiempo y se implementan políticas publicas eficientes en esa materia.

Al día de hoy la actualización de los acontecimientos es la siguiente: En los Pre Criterios Generales de Política Económica para 2021 emitidos por la Secretaría de Hacienda se estima que en el mejor de los casos creceremos 0.1% y en el peor, caída de (-)3.9%. Esto viene a preocuparnos más, ya que confirma sin duda el pronóstico de crecimiento económico para este año de diversas instituciones.

Es decir, este año no vamos a crecer al 2.0% que prometió el gobierno y el panorama para el próximo año es de terror.

MEDIDAS EXTRAORDINARIAS

Durante la semana que pasó se dieron a conocer dos medias extraordinarias: La extinción de los fideicomisos públicos y la devolución de los tiempos oficiales (fiscales) a la radio y la televisión.

La primera, claramente con toda la intención del gobierno para hacerse de recursos para esta crisis. Con la segunda, aún no nos queda clara la pretensión del Ejecutivo. La medida se implementó con la finalidad de que las empresas pagaran impuestos en “especie” con la cesión de estos espacios, sin embargo, con el paso del tiempo la medida fue sufriendo cambios. La idea, explicó el gobierno, es ayudar a las empresas, devolviendo esos espacios para que las televisoras y radiodifusoras puedan comercializarlos y así recuperarse.

En serio ¿hace falta ayudar a las televisoras? Ya habrá tiempo para profundizar en eso.

Sumado a todo esto, el domingo pasado esperamos un Plan de Reactivación Económica sin precedentes que pondría en marcha el gobierno federal…Lo que obtuvimos fue un informe trimestral, que se pareció más a un Informe de Gobierno con los logros de la administración.

Leyendo entre líneas encontramos que las directrices del plan son prestar dinero y regalar dinero. Es decir, las tandas del bienestar a micro negocios (muchos de ellos en la informalidad), préstamos personales a trabajadores del estado, préstamos para vivienda, además de la continuidad de los apoyos económicos de los programas sociales.

Del apoyo a los empresarios ni hablamos. ¿Qué va pasar cuando las empresas no puedan seguir pagando un salario a sus empleados que no se están presentando a laborar? Cheque los datos y saque sus conclusiones:

Según la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad que elabora el INEGI existen 4.2 millones de MiPymes. Cerca de la mitad de ellas, 2.1 millones pertenecen al sector comercial y 1.5 al de servicios. El resto al sector manufacturero.

Ahora bien, según la CONDUSEF, las microempresas aportan el 41.8% de los empleos de todo México. Las pequeñas empresas el 15.3% de los empleos y las medianas empresas el 15.9%. es decir, si las MiPymes truenan, truena México.

Por tal razón este era el momento para dejar de lado, los discursos de campaña, las ideas utópicas y los casillos en el aire. El pasado domingo fue la oportunidad de involucrarse en la realidad que hoy vive nuestro país, negarla no soluciona el problema. La economía no crece por decreto. Se necesita mucho más que discursos alegres que inviten a combatir la corrupción.

El señor presidente tiene su visión muy particular las cosas, no toda ella es mala, pero no toda ha dado resultados y en estos momentos lo que se necesita, es eso, resultados. Los números están ahí y no engañan. La realidad nos está sobrepasando, pero tal parece que nuestra realidad no es su realidad.

No hay otro momento más que este. La crisis por el Covid-19 marcará un antes y un después. Es ahora cuando AMLO tiene la imprescindible oportunidad de dar resultados en favor del México que tanto dice querer. Por eso como diría el Ferras “… o la bebe o la derrama”.

*Texto por Ramón Leyva, politólogo, maestro en políticas públicas y tiene un canal de Youtube de análisis político: Marcando La Pauta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s