Categories
Política Económica

Impuesto a la gasolina ¿La nueva gallina de los huevos de oro?

*Por Gerardo Velarde Alvarado

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) con el que están grabados los combustibles automotrices en México no solo actuaron como un salvavidas para las finanzas públicas durante 2019, para 2020 este impuesto sería la nueva gallina de los huevos de oro del gobierno.

La Ley de Ingresos de la Federación para este 2020 contempla recaudar por concepto del IEPS a combustibles automotrices 342 mil 54 millones de pesos, un aumento del 27% comparado con lo que se planteó en la misma ley del 2019. El aumento es considerable si se tiene en cuenta que en 2019 -primer año del nuevo gobierno federal- el incremento en la recaudación de este impuesto establecido en esta ley fue tan solo del 4.1% respecto al 2018.

La caída en los ingresos petroleros durante 2019 (-5.8% real), sumado a la caída en la recaudación del Impuesto sobre la renta (-2.2% real) y del Impuesto al valor agregado (-2.3% real) convirtieron al ingreso por concepto de IEPS a gasolina y diésel en el salvavidas de las finanzas públicas; la recaudación por este concepto tuvo un crecimiento real del 53%.

Cabe mencionar que la recaudación por IEPS a gasolina en 2019 fue tan alta comparada con la del 2018 porque en el último año de gobierno de Peña Nieto – y año electoral-, la Secretaría de Hacienda le otorgó enormes estímulos fiscales a este impuesto. O sea, no se cobraba completo. En ciertos periodos del 2018 incluso se dejó de cobrar más del 60% del impuesto. ¿Resultado? Al finaliza el año Hacienda Pública había recaudado 71 mil millones de pesos menos por este concepto a lo establecido en la Ley de Ingresos.

Sin embargo, el 2019 fue diferente, si bien hubo cambio de gobierno se continuó con la misma política de aplicar estímulos fiscales al impuesto a gasolina, no obstante, estos fueron mucho menores, lo que resultó en que se recaudaran 28 mil millones de pesos extra a lo establecido en la Ley de Ingresos.

Llegados a este punto parece que para 2020 Hacienda y los legisladores se dieron cuenta del potencial de recaudación que existe en el impuesto a combustibles lo cual se constata con el enorme aumento establecido en la Ley de ingresos.

El estímulo fiscal a la gasolina usualmente cambia semanalmente; durante la primera semana de febrero se eliminaron por completo los estímulos a la magna, premium y diésel. ¿Será que en este año los combustibles se queden la mayor parte del tiempo sin la ayuda del gobierno?

Si bien López Obrador antes de asumir la presidencia criticó este impuesto – al cual culpó del “gasolinazo”- e incluso sugirió desaparecerlo, en práctica no solo no lo ha eliminado, sino que no se subsidia como antes, lo cual es una buena señal. Los impuestos a la gasolina son progresivos y fáciles de recaudar, paga más quien más consume y por ende más contamina.

El eliminar este impuesto no solo es un incentivo para contaminar más, sino que sería un suicidio para las finanzas públicas.

*Gerardo Velarde es fundador y director de Política Básica, licenciado en Administración Pública y Ciencias Políticas. Maestro en Planeación y Políticas Metropolitanas y Doctorante en Estudios Socioterritoriales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s