Categories
Política Económica

Inversión Fija Bruta, ¿Qué es? ¿Qué refleja? y ¿Qué significa en la práctica?

Nos hemos acostumbramos a escuchar una gran cantidad de datos económicos prácticamente cada día. La realidad es que, quienes no estamos del todo familiarizados con estos, tendemos a restarles importancia y creer que es solamente un dato más entre muchos; sin embargo, hay algunos que son realmente importantes. Uno de ellos es la Inversión Fija Bruta (IFB).

Con base en la definición del INEGI, esta nos revela “el comportamiento de la inversión en el corto plazo, misma que está integrada por los bienes utilizados en el proceso productivo durante más de un año”; en otras palabras, es la inversión en el sector real de la economía, el sector productivo, tales como la realizada en maquinaria y equipo o la construcción. Grosso modo, existen dos principales tipos de inversión, la que se realiza por medio de instrumentos financieros (la bolsa de valores, bonos, compra de deuda, etc.) y esa que se realiza de manera puntual en producción, cuyo impacto se traslada de forma directa al sector real de la economía.

Ahora bien, ¿Qué es lo que realmente refleja este dato y por qué su importancia? Según el INEGI, muestra cómo una gran parte del valor agregado bruto en la economía se invierte en lugar de ser consumido, que en otras palabras podemos decir que es reinvertir (o invertir) para incrementar la producción de los bienes y servicios que, a su vez, impactarán en el crecimiento de la economía. La IFB se divide en dos grandes grupos cada uno divido en dos componentes, mismos que son i) inversión en maquinaria y equipo, tanto nacional como importada, y ii) en construcción, tanto residencial como no residencial.

¿Y por qué analizamos este dato ahora? Bueno, el INEGI publicó la semana pasada el dato de mayo del presente año (va un poco atrasada su medición) y los resultados son por demás preocupantes pues nos reflejan una caída en tres de los cuatro componentes en su comparativa anual. Esto quiere decir que los empresarios, y principalmente los industriales, no están reinvirtiendo en México, algo muy distinto a lo que le dicen al Presidente y lo que López anuncia con bombo y platillo sobre la confianza de la inversión en México. Pero, ¿por qué es tan importante diferenciar a este indicador de inversión con respecto al de la Inversión Financiera? Bueno, porque ambos generan tasas de rentabilidad, en ocasiones más en ocasiones menos; sin embargo, el nivel de riesgo que implica invertir en el sector productivo y, sobre todo el tiempo en el retorno de la inversión, puede ser mucho más elevado y prolongado en términos de lo que mide la Inversión Fija Bruta pues la rentabilidad de esta inversión dependerá de cómo avance y crezca la economía ya que, a diferencia de la inversión en instrumentos financieros, esta no puede ser retirada de forma sencilla en caso de una crisis o una caída en la economía, de ahí que la inversión en instrumentos financieros reciba el mote de “inversión golondrina”.

En resumen, la IFB es el reflejo real de la confianza de los inversionistas sobre la economía en México, algo en lo que el gobierno en turno, los mensajes del mismo y las políticas públicas impulsadas por López tienen una enorme responsabilidad.

Durante los primeros once meses de López, la tasa promedio de la IFB es de -5.57 en su medición en términos anuales; es decir, con respecto al mismo mes del año previo. El promedio entre diciembre, 2017 y mayo, 2018 fue de 1.75. (Grafica 1)

Texto por Oscar García, economista y abogado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s