Categories
Uncategorized

Técnicamente hablando…

Cuando pensamos en las formas de arte que existen, lo primero que suele venir a nuestra mente es lo bella que estas pueden llegar a ser. Inmediatamente después (o antes, depende de nuestra percepción), pensamos en todo el trabajo que implica llegar a realizar una obra tan compleja, al punto de que en ocasiones resulta agobiante.

En ésta columna hemos hablado a de manera general maneras en las que se puede comenzar a entender el arte, sin embargo algo que también es importante resaltar es el hecho de que, como prácticamente cualquier disciplina, es importante conocer los aspectos técnicos.

Hablar en términos técnicos puede llegar a parecer pretencioso o hasta aburrido cuando lo escuchamos, pero a nivel personal, nos permite entender de manera mucho más precisa una obra, una opinión y hasta externar una duda o expresar nuestro propio punto de vista.

Vivimos en la era digital, tiempos de internet. Esto quiere decir que prácticamente cualquiera tiene acceso a un motor de búsqueda o a una red social, y esto nos posibilita una comunicación inmediata aunque no necesariamente asertiva.

A diferencia de lo que algunos pueden pensar, el saber comunicar una idea es importante para fines tan simples como el de crecer intelectualmente como persona, pero cuando nuestra fuente tiene carencias, nuestro aprendizaje frena su avance y caemos en confusión.

Como ejemplo muy específico tenemos Facebook. Cualquiera persona que cumpla con la edad requerida para crear un perfil, tiene acceso a los contenidos que se comparten. 

¿Alguna vez te ha pasado que encuentras una publicación que trata sobre un tema que conoces y te das cuenta de que mucha de la gente que está comentando al respecto no tiene ni idea de lo que se está hablando?. De ahí la importancia de conocer sobre el tema.

Todas las disciplinas son complicadas, pero eso no significa que debamos conocer todas las reglas y todos los tecnicismos de todas las artes. De manera similar a los deportes en los que no siempre es necesario saber todas las reglas al cien porciento para disfrutar un partido televisado de football entre amigos, los aspectos técnicos de una obra pueden señalarse de manera general.

Ejemplo:

Así como en el football podemos diferenciar entre un “recorte” o un “despeje”, en la música podemos aprender a distinguir una “melodía” y un “ritmo”. En pintura podríamos aprender a distinguir las pinceladas y la mezcla de colores, en literatura existen las figuras literarias y la métrica, en el cine los movimientos de la cámara deben ser precisos, vaya, podríamos seguir todo el día.

La clave para conocer algo está en el interés que uno tenga, y mientras más nos adentremos en el tema, mejor será nuestra comprensión de este, y como ya lo hemos mencionado, la curiosidad es un reflejo de nuestras propias ganas de aprender. Hay una canción que dice: “El aburrimiento se posa en la mente aburrida”

Texto por Baltazar Arriola

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s