Categories
Ojo artístico

Comprender y apreciar

Una de las cosas que más suelen escucharse respecto del arte en general, es el hecho de que a veces es difícil de entender. Y es verdad, las obras de arte no siempre dejan claro su mensaje, pero esto no significa que el artista haya hecho un mal trabajo, y a pesar de que esto puede ser subjetivo, la única manera de saber si el artista realizó una obra deficiente es cuestionarlo directamente.

Explico.

Según sabemos, una obra artística pretende ser estética y simbólica, por lo tanto el artista debe ser capaz de justificar estos dos conceptos en su trabajo. Si el artista no es capaz de explicar por qué su obra es “bella” o lo que ésta representa, entonces podríamos comenzar a cuestionar su validez, sin embargo esto suele darse casi exclusivamente en artistas principiantes o en trabajos realizados por artesanos.

Y hablando del tema, existe también cierta confusión respecto del trabajo artesanal. Quienes han visitado la ciudad de Puebla tal vez habrán visto alguna vez a estas personas que generan paisajes con latas de pintura en aerosol y fuego sobre lienzos en el piso. Si nos basamos en lo ya mencionado, el trabajo de estas personas puede llegar a ser muy bello a nivel visual y ellos mismos como autores de la obra pueden justificar su estética.

En estos casos, el simbolismo (tema muy extenso que abordaremos en otra ocasión de manera más detallada), es en donde podríamos señalar una deficiencia. ¿Por qué? Es muy sencillo. El simbolismo refiere a conceptos que se representan a través de los elementos de la obra, o dicho de otra manera, ¿De qué nos está hablando el autor? ¿Cuál es la temática? ¿Qué significa?

Una artesanía es un producto que sea realiza de principio a fin por una sola persona, las obras de arte pueden realizarse en conjunto, y para que quede más claro, una artesanía se produce en serie porque su objetivo es ser vendida para generar ingresos, la obra de arte se produce de manera única y su objetivo es el de evocar pensamientos y sentimientos, y a pesar de que pueden llegar a ser vendidas, ese no es su objetivo principal.

Comenzar a comprender el arte es un proceso y no es un privilegio, sin embargo es algo que solo se aprende cuando se quiere, y un ejemplo simple de esto es algo con lo que cualquiera que sea capaz de leer estas líneas está familiarizado.

Leer es algo indispensable desde hace siglos y a pesar de que se puede decir que “antes no cualquiera tenía acceso”, es innegable que en estos días eso es una limitación mitigada muy considerablemente con el actual acceso a internet.

Cuando uno comienza a leer, lo hace paso a paso; primero se identifican los elementos más simples, que son las letras, después se aprende cómo funcionan combinadas en sílabas y cómo éstas a su vez conforman palabras, las palabras frases y las frases, textos. Por último, una vez siendo capaces de leer un texto, debemos aprender a identificar el tema del cual nos está hablando: comprenderlo.

El arte se compone igualmente de elementos simples que al combinarse conforman de manera progresiva significados que, a excepción de la literatura, no necesariamente están compuestos de palabras, sino de ideas. Los colores y formas generan imágenes, y las imágenes generan situaciones que pueden llegar a convertirse en una película; los sonidos y ritmos generan melodías, y las melodías se pueden convertir en composiciones sinfónicas o álbumes temáticos de rock progresivo.

Pensemos en lo siguiente: Estamos escuchando una canción, y nos damos cuenta de que nos gusta la melodía, y comenzamos a tararear, repetimos la canción y comenzamos a recitar partes de la letra, repetimos la canción y ahora nos percatamos de que lo que hace unos minutos eran frases aleatorias, ahora están contando parte de una historia y que además no es cualquier historia, sino que de pronto está contando parte de nuestra vida ¿Te ha pasado?.

Como espectador, hay una función que debemos cumplir para llegar a llamarnos a nosotros mismos consumidores de arte, apreciación.

La comprensión se basa en nuestra capacidad intelectual de procesar una obra, sin embargo, la apreciación es el punto en el que no solo entendemos la obra con la mente, sino con nuestros sentimientos. A muchos puede parecerles tonto, cursi, o hasta pretencioso, sin embargo, el llegar a entender una obra a nivel emocional es algo que es necesario para poder emitir un juicio respecto de la misma.

¿Puede alguien que no entiende las leyes defender a un acusado?, ¿Puede alguien que no entiende el cuerpo humano recetar un remedio? De inicio pareciera complicado, sin embargo es muy simple.

Aprendamos a “leer el arte” como aprendimos a leer cuentos, poco a poco. Recordemos que muchas veces aquellos que se jactan de leer rápido, a veces son quienes menos entienden lo que están leyendo.

Texto escrito por Baltazar Arriola, quien tiene el sueño de que todos aprendamos a aprender a disfrutar el arte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s